Tras las últimas muertes de Lince ibérico (Lynx pardinus) que han sucecido en lo que va de año, apenas en un mes, vuelve a apoderarse de todo naturalista una sensación de desmotivación absoluta. En este sentido quiero enlazar el artículo redactado por Miryam Lara en Imagen Natural:

El gato clavo

Siempre me he negado a publicar en mi blog foto alguna del gran gato, pero quizá hoy desde el respeto a esta especie y sobre todo desde el dolor que siguen provocando en mi noticias como la que hoy hace pública la Agencia Efe: 
la muerte de linces por atropellos se han duplicado con respecto al año pasado alcanzándose así la mayor cifra de mortalidad vial conocida desde que hay registros oficiales”, 
me atrevo con esta secuencia para que no olvidemos que tenemos delante al felino más amenazado del mundo, catalogado en Peligro Crítico de Extinción y que a día de hoy, este gato rabón sigue librando una dura batalla por la supervivencia.
Sus principales amenazas siguen siendo aquellas que a punto han estado de hacerlo desaparecer y en las que la sombra del Hombre siempre se intuye:
– Los atropellos
– La pérdida de biodiversidad.
– La destrucción de su hábitat y la escasa disponibilidad del mismo.
– La drástica disminución que sufre el conejo silvestre
Lince ibérico
 
El Lynx pardinus es la especie insignia del bosque mediterráneo, su pérdida supondría no sólo la desaparición una especie sino también la de este ecosistema único. Y la responsabilidad de su conservación nos compete a tod@s.
 
El lince ibérico es una obra maestra de la Naturaleza, prodigioso animal en el que se mezcla la belleza y la eficacia, la fuerza y el nervio, el diseño equilibrado y la perfección técnica, la sensibilidad más exquisita y la brutalidad más letal”