La especie estrella en el pasado Congreso sobre aves esteparias es sin duda la Avutarda común (Otis tarda), mundialmente en peligro de extinción y en Andalucía cuenta con uno de sus mejores refugios aunque su categoría de amenaza llegue a ser: en Peligro Crítico de Extinción (CR). Este dato no es muy esperanzador teniendo en cuenta que la políticas agrarias y el flujo de los mercados nos encaminan a una agricultura insostenible, con una nueva amenaza para las especies protegidas, las especies cinegéticas, la conservación del suelo, las aguas, la biodiversidad en general, el empleo en el mundo rural y la calidad de nuestras cosechas; como es el sistema de olivar intensivo.

Sin entrar en datos biológicos sobre la especie, es bien sabido que es el ave voladora más pesada, el artículo se centra más en las características de la población andaluza y más concretamente en la de la ZEPA Campiñas de Sevilla.

En general sólo un 15% de los machos de Avutarda logran reproducirse en el LEK de esta ZEPA, el núcleo reproductor más importante de Andalucía, eso sí, el macho que se aparea lo hace con varias hembras. Se estima que una tercera parte de la población total andaluza se reproduce aquí.

Avutarda y cortijo

El calor tan sofocante de nuestro verano estimula a los grandes machos, con más capacidad de vuelo que las hembras, a migrar a zonas más altas, como a Badajoz. Convirtiéndose Extremadura en el destino preferido, se ha demostrado una conexión genética entre la población de esta Comunidad con la población de la ZEPA Alto Guadiato, al noroeste de la provincia de Córdoba.

avutarda osuna

La estimación de sexos que existe en Andalucía, según los últimos censos, es de 2´4 hembras/macho. Es una proporción de sexos algo baja en lo que se refiere a hembras. Por lo que la pérdida de alguna hembra resta posibilidades de que la población se recupere. Estos parámetros y censos realizados demuestran que la especie se encuentra en condiciones óptimas para mantener su estabilidad a corto-medio plazo, debemos luchar por una estabilidad permanente.Una buena noticia es que, tras el seguimiento de la población en la ZEPA Campiñas de Sevilla, se ha demostrado una tendencia ascendente de la población. En ciertos grupos más pequeños y alejados de las dos ZEPAs andaluzas más importantes para la Avutarda, el decrecimiento de las poblaciones parece detenerse. Especial atención se merece el cambio climático, puesto que se trata de una especie muy sensible al gradiente climático, lo que podría influir a su conservación.

avutarda zepa

Fuente: PROYECTO LIFE ESTEPARIAS ANDALUCÍA
Principales avances y resultados

La mayor causa de mortalidad directa, en torno al 13%, es debido a colisiones con tendidos eléctricos, esto sucede en ciertas zonas muy localizadas.

Aun con estos datos, el factor de riesgo más importante al que se enfrenta la especie es la alteración del hábitat. La Avutarda se a adaptado perfectamente al medio agrario, un medio que ha cambiado en los últimos años, y es que durante 50 años se ha ido inculcando una agricultura de productividad a toda costa. Es necesario armonizar agricultura y biodiversidad.

En Andalucía hay suficiente hábitat potencial que podría potenciar la expansión de la especie y la conexión entre grupos aislados, para ello son imprescindibles las medidas agroambientales y de conservación, además de conseguir que todos los profesionales del entorno agrario se involucren y colaboren, siendo este punto el más esencial para que esta especie y decenas de especies más puedan avanzar.

Avutarda vuelo

La agricultura ecológica y la agricultura de conservación son dos sistemas que ofrecen una buena oportunidad para compatibilizar medioambiente y agricultura. En estos momento existe una ligera recuperación de la Avutarda en Andalucía, pero este tipo de agricultura podría ser la solución  y el esfuerzo de los profesionales que luchan por salvar la especie sería menor, esfuerzo que muchas veces parece en vano frente al interés económico.

Avutarda y cortijo

No debemos olvidar que “Lo que es bueno para la agricultura es bueno para las aves y lo que es bueno para las aves es bueno para la agricultura”.