Tag Archives: Avutarda

Espacios Naturales cercanos a Osuna

Posted on by

Entre los pueblos de Osuna y Estepa tengo mis zonas clave para la observación de aves y rutas de naturaleza, importantes espacios naturales se encuentran entre estas comarcas. Básicamente ZEPA Campiñas de Sevilla, Complejo Endorreico La Lantejuela (Términos de Osuna, La Lantejuela, Écija o El Rubio) y finca de “las Víboras” en la zona de Osuna. En Estepa la Sierra del Becerrero, Peña del Águila, Sierra Juárez y, por supuesto, la estación de anillamientoRefugio de la Serpiente“. Lugares de gran biodiversidad, en el que en un solo día se pueden observar aves forestales (Ej. Piquituerto común), rapaces (Ej. Cernícalo primilla), aves acuáticas (Ej. Malvasía cabeciblanca) y esteparias (Ej. Avutarda), muchos espacios y ecosistemas en estos entornos agrarios, complejo lagunar y sierras muy naturales y bien conservados que se merecen un reconocimiento.

Otra ventaja de vivir en esta área geográfica para todo amante de la naturaleza es la cercanía a otros Espacios Naturales Protegidos, a aproximadamente una hora de media, cuatro Parques Naturales, incluyendo el P.N. Sierras Subbéticas (Córdoba); seis Reservas Naturales y dos Parajes Naturales:

entorno osuna

Espacios Naturales en el Entorno de Osuna-Estepa

Aves de la ZEPA Campiñas de Sevilla II

Posted on by

Entre todas las especies descritas en la ZEPA Campiñas de Sevilla traigo esta vez una lista con cinco nuevas aves de esta amplia ZEPA de campiña agrícola, zona estratégica para un gran número de aves amenazadas que usan este hábitat tan simple desde el punto de vista paisajístico, pero que guarda interesantes adaptaciones ecológicas.

Tras recordar la primera colección de aves de la ZEPA, seguimos con el listado de especies interesantes que se pueden ver en este entorno:

Avutarda común (Otis tarda)

Es la mayor ave que habita la ZEPA, es más, es de las aves más grandes que se puede encontrar en Europa. Tiene el récord de ser el ave voladora de más peso del mundo, llegando a pesar los machos sobre 15 kilogramos. Esta ZEPA cuenta con el núcleo reproductor más importante de Andalucía, por lo que es de vital importancia salvarlo de todas las amenazas que se ciernen sobre este entorno. Es una especie que hasta su cortejo llama la atención: los machos se juntan en ciertos lugares llamados “leks” y es cuando ahuecan las plumas y realizan el despliegue llamado la “rueda”.

Avutarda en vuelo

Avutardas en Osuna

 

 

 

 

 

 

 

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

Es una pequeña rapaz especializada en capturar pequeñas presas terrestres, como saltamontes o roedores. Para ello buscan a su presa con un vuelo de poco desgaste y poder así recorrer muchos kilómetros, que combinan con la técnica de cernida, con lo que puede mantenerse inmóvil en el aire con ciertos aleteos, sistema que usa más constantemente que su pariente el Cernícalo primilla, siendo además menos exigente en cuanto la localización de su nido.

Cernícalo ZEPA

Cernícalo vulgar

 

 

 

 

 

 

 

Lavandera blanca (Motacilla alba)

Pequeña avecilla que mueve su cola de forma característica para mantener el equilibrio mientras camina. Se encuentra en buen número dada su costumbre de alimentarse cerca del ganado y de los tractores mientras realizan sus labores agrícolas, estos levantan pequeños insectos y larvas que fácilmente los pueden capturar. En esta ZEPA se le conoce como “pipita” desde antaño, siendo visión común cuando llega el otoño e invierno. Forma grandes dormideros en los pueblos cercanos: Osuna, Marchena, La Puebla de Cazalla, Estepa, Écija, La Lantejuela…

Lavandera blanca

Lavandera blanca

 

 

 

 

 

 

 

Alcaudón real (Lanius meridionalis)

De todas las especies de alcaudones de la Península Ibérica éste es el de mayor tamaño, aún así no deja de ser una pequeña ave paseriforme con más pinta de rapaz, por sus adaptaciones anatómicas con su pico y la captura de pequeñas presas. Le gustan los terrenos abiertos como los que encuentra en la ZEPA Campiñas de Sevilla. Cuando captura algún pequeño lagarto busca un arbusto espinoso para clavarlo y poder alimentarse con facilidad, usando este sistema también de despensa.

Alcaudón real

Alcaudón en Osuna

 

 

 

 

 

 

 

Golondrina dáurica (Cecropis daurica)

Es una especie bastante común en varios ecosistemas, pero con la cantidad de viejos cortijos y la reciente obra inútil del tren de alta velocidad que ha dejado decenas de puentes, la golondrina dáurica ha aprovechado estas estructuras para establecer sus nidos, y cabe destacar este hecho. Así que cada vez es más común. Muy similar a la Golondrina común se diferencia en el plumaje y en el tamaño. Los nidos son totalmente diferentes a su pariente, es una esfera de bolas de barro con un túnel de entrada.


Golondrina dáuricaJavier Pérez Mata

Las Avutardas ingieren insectos tóxicos para purgarse

Posted on by

Las avutardas ingieren insectos tóxicos para purgarse y ser más atractivas sexualmente, asegura un estudio

Científicos del CSIC acaban de publicar un interesante estudio del que nos hacemos eco en nuestra web. Según una nota de prensa difundida por el organismo científico, los machos de la avutarda ingieren pequeñas dosis de veneno con un doble propósito: para eliminar sus parásitos internos y, sobre todo, para aparecer más sanos y fuertes ante las hembras, lo que les permite lograr un mayor éxito reproductivo. Los autores de la investigación proponen que esta función de la automedicación puede ser un mecanismo de selección sexual y han publicado su trabajo en la revista PLOS ONE.

 

Un macho de avutarda en pleno cortejo ante una hembra. ©Franz Kovacs

 

El equipo de investigadores ha descubierto que las avutardas consumen dos especies de coleópteros, los que conocemos popularmente como aceiteras (Berberomeloe majalis y Physomeloe corallifer) que son evitados por la mayoría de depredadores por su contenido en cantaridina. Este es un compuesto muy tóxico que en pequeñas dosis puede matar a la mayoría de animales, incluido el hombre, según explica el investigador del CSIC que ha liderado el estudio, Juan Carlos Alonso, del departamento de Ecología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

 

Aceitera común, uno de los coleópteros tóxicos que ingieren las avutardas.

 

Este comportamiento de la avutarda se explica porque algunos animales han desarrollado la capacidad de tolerar los tóxicos, e incluso de utilizarlos como medicamentos contra infecciones. Esta adaptación, desarrollada de manera innata en esos animales, se conoce como automedicación, explica Alonso. De hecho, la cantaridina posee una potente eficacia antibacteriana y antihelmíntica, por lo que las avutardas pueden utilizarla como medicamento contra las infecciones gastrointestinales provocadas por bacterias, tenias y nematodos, que son frecuentes en estas aves y pueden transmitirse por vía sexual.

 

Tanto machos como hembras consumen estos coleópteros, pero sólo los machos los seleccionan de entre todos los insectos disponibles, e ingieren más ejemplares y más grandes que las hembras, explica Alonso. “Los buscan con afán en primavera, cuando el estrés producido por el costoso comportamiento de celo y la fuerte competencia entre los machos por el acceso a las hembras les hace más vulnerables a las infecciones”, añade. Los autores del estudio proponen que los machos de avutarda utilizan la cantaridina para reducir su carga de parásitos, y aparecer así más sanos y vigorosos, y por tanto, más atractivos frente a las hembras.

 

Este consumo explicaría la exhibición de su cloaca (la cloaca es la abertura final del tracto digestivo de las aves, pero también su órgano excretor del aparato urinario y su órgano copulador, a falta de pene) que los machos efectúan al acercarse a las hembras, y la meticulosa inspección que las hembras llevan a cabo de la cloaca del macho.

 

“El blanco plumaje que rodea a la cloaca permite a la hembra visualizar claramente si la zona con la que va a entrar en contacto durante la cópula está libre de parásitos o de los síntomas de su presencia, como suciedad producida por diarrea”, -asegura Alonso-; “y la importancia de elegir al macho más sano, fuerte y capaz de resistir los efectos de la cantaridina da pleno sentido a la escrupulosa inspección que la hembra lleva a cabo de varios machos, antes de elegir consorte”.

 

“Nunca antes se había sugerido ni investigado esta función de la automedicación como mecanismo implicado en el proceso de selección sexual. Sin embargo, la automedicación podría ser de gran importancia, sobre todo en especies polígamas, en las que la competencia entre machos es especialmente intensa, y son las hembras las que eligen al macho que las fecundará”, considera Alonso.

 

Los autores explican que la automedicación puede ser un mecanismo importante implicado en el proceso de selección sexual. Del mismo modo que los machos de pavo real han desarrollado unas plumas largas en su cola con el único fin de atraer a las hembras, asumiendo la carga que representan a la hora de escapar de sus depredadores, el macho de avutarda asume el riesgo de ingerir un producto muy venenoso, no sólo para liberarse de los parásitos, sino para mostrar a las hembras que es resistente a su toxicidad, y que dicha resistencia puede transmitirla a su descendencia.

Fuente: SEO/Birdlife

Compartir este artículo

Material ornitológico VII. La rueda de la Avutarda

Posted on by

El Material ornitológico esta vez habla sobre la rueda de la Avutarda. La especie estrella de las aves esteparias es sin duda la Avutarda común (Otis tarda), actúa como especie paraguas para otras muchas especies del entorno, como el Sisón (Tetrax tetrax) o el Alcaraván común (Burhinus oedicnemus). Cuenta con el núcleo reproductor más importante de Andalucía en la ZEPA Campiñas de Sevilla, que se localiza entre los términos de Osuna, Écija, La Lantejuela y Marchena.

De lo más característico de su curiosa reproducción es el despliegue que realiza el macho para atraer a la hembra, llamado en el mundo ornitológico como “la rueda”.

He aquí el proceso explicado con ilustraciones:

Avutarda _rueda