Tag Archives: Observación

Informe cajas nido 2018

Posted on by

El proyecto “Aumentando la biodiversidad del pinar” es uno de nuestros proyectos estrella. El Grupo Ornitológico Zamalla lo inició en 2004 a raíz de las carencias de aves insectívoras y otras especies propias del monte mediterráneo en este área de la Sierra Sur.

Revisión de cajas nido

Jornada de revisión de cajas nido

En el pinar de repoblación (ecosistema reciente), es donde estamos desarrollado el proyecto de colocación de cajas nido, se ha demostrado que una de las formas más efectivas de aumentar la diversidad de especies y que puedan volver a colonizar un hábitat es mediante la instalación de nidales artificiales. Además las cajas tienen un efecto en el control de plagas, al aumentar las poblaciones de aves insectívoras, voraces depredadoras de orugas.

Carbonero garrapinos

Carbonero garrapinos con larvas en el pico

Un proyecto de estas dimensiones tiene un objetivo principal: recuperar las poblaciones de las aves forestales. Al aumentar la disponibilidad de huecos para criar por lo que se incrementa el número de estas aves y se consigue restablecer en el ecosistema.

Además otros objetivos importantes derivados son: Objetivos ambientales, Objetivos científicos, Objetivos educación y concienciación ambiental.

Nidada de Carbonero común

Nidada de Carbonero común

Las temporadas comprendidas entre 2016, 2017 y 2018 han sido relevantes en el proyecto, al incluir nuevos formatos y diseños de cajas nido. Adquiriendo varias fabricadas con corcho natural y colocadas en el Refugio de la Serpiente. Además se han sustituido varias cajas nido de estilo clásico para párido por unas de dimensiones más reducidas y agujero de 25 mm para motivar la cría de nuestros páridos más pequeños. La temporada de 2018 ha comenzado con la instalación de cinco cajas nido de estilo “frontal abierto”, para la reproducción potencial del papamoscas gris, colirrojo tizón y petirrojo europeo.

Informe Cajas Nidos 2013-2018 by Javier Pérez on Scribd

Revisando las cajas nido

Revisando las cajas nido

Día Mundial del Medio Ambiente 2018

Posted on by

Día Mundial del Medio Ambiente 2018

La Organización de las Naciones Unidas establece el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente. Como cada año el Grupo Ornitológico Zamalla participa en la celebración de esta cita en la comarca de Estepa y la Sierra Sur de Sevilla, en esta ocasión el día 10 de junio.

El tema escogido en 2018 es la lucha contra la contaminación del plástico mediante la reducción del uso de productos desechables. El lema de esta campaña de concienciación global será: “Un planeta sin contaminación por plásticos”.

Día Mundial del Medio Ambiente Estepa

Cartel DMMA 2018

El Grupo Ornitológico Zamalla abrirá las puertas de su estación de anillamiento “Refugio de la Serpiente” el domingo 10 de junio para enseñar al público como trabajamos para el estudio y la conservación de las aves y su entorno, con actividades como el anillamiento científico o la mejora del hábitat. Con este Día Mundial pretendemos recordar que para seguir disfrutando de la naturaleza es necesario conservarla limpia y en su estado original.

Comenzaremos nuestras actividades a las 9:00 de la mañana del domingo 10 de junio, con un anillamiento científico. Se expondrán cuadros con temática ornitológica e instalaremos un punto de observación de aves.

Además daremos un “paseo limpio” por el Pinar de Gilena, durante el que recogeremos los residuos encontrados para concienciar sobre esta problemática.

Luego volveremos a citarnos a las 18:30 en el complejo histórico y natural del Cerro de San Cristóbal en Estepa para conocer las aves que habitan nuestra ciudad y realizar un censo de aves reproductoras.

Información y contacto:

refugiodelaserpiente@gmail.com

Javier Pérez 661118037

Eusebio Gómez 659455293

 

Piquituerto común

De aves por Marruecos. Desierto

Posted on by

Segunda entrega sobre el viaje realizado a Marruecos para disfrutar de su naturaleza, especialmente buscando aves. En esta entrega de Aves por Marruecos está dedicada al desierto, a bote pronto podríamos pensar en un terreno yermo y vacío. Nada más lejos de la realidad, puesto que es un ecosistema sorprendentemente rico con numerosas especies con unas adaptaciones increíbles a sus condiciones. Además de ser un entorno clave para las migraciones de muchas aves migradoras que año tras año se atraviesan el Sáhara.

Realmente el desierto tiene una gran cantidad de hábitats y geomorfología bien definidos. Atravesamos cordilleras montañosas así como áreas de llanuras.

En las áreas del desierto se incluyen dunas desérticas (erg), desierto de grava (reg), desierto de roca (hamada) y valles secos (wadis). Las áreas de vegetación densa corresponden principalmente a oasis.

Vegetación almohadillada

Vegetación almohadillada

La primera mañana que disfrutamos del desierto y sus aves fue al amanecer en Er-Rachidía, en dirección sur. Donde admiramos desde un punto elevado la extensión del palmeral del Río Ziz, un largo río que nace en el Atlas Medio y, tras 282 kilómetros, desaparece en el desierto del Sáhara en Argelia. Este río ha sido clave en los pasos y transporte a través de estas montañas.

Aquí empezamos a ver otro tipo de aves como las primera Terreras saharianas (Ammomanes deserti), en su hábitat de preferencia, como son los desiertos pedregosos, no suele verse en terrenos llanos y arenosos. Como buena representante de la familia de las “alondras” es un pájaro marrón de plumaje muy críptico. En guías se lee que se alimenta principalmente de semillas y de insectos en época de cría, pero como curiosidad pudimos contemplar a una terrera capturando un pequeño geco.

Terrera sahariana

Terrera sahariana (Ammomanes deserti)

El mamífero que más nos llamó la atención, precisamente por su llamada de alarma, fue la Ardilla moruna (Atlantoxerus getulus). Una ardilla terrestre de costumbres muy sociales, y como la mayoría de mamíferos gregarios, se ha visto una estructura social bien definida. Los individuos que vigilan al grupo desde una atalaya elevada fueron los que dieron la voz de alarma de nuestra presencia. Van a elegir siempre hábitat pedregosos y muros de roca, donde además buscan calentarse al sol, puesto que es una especie muy térmica, prefiere desarrollar su actividad a las horas más calurosas del día.

Ardilla moruna

Ardilla moruna (Atlantoxerus getulus)

 

Nuestro camino nos llevó hasta Erfoud donde nos desviamos de nuestra ruta para explorar otra zona muy interesante, algo de matorral y plantas rastreras, donde vimos muchas aves reponiendo energía después de atravesar el Sáhara: Alcaudón real, Mosquitero papialbo y Terreras comunes.

Pudimos observar la subespecie del Alcaudón real (Lanius meridionalis algeriensis). Y por la zona comenzamos a ver especies nuevas: Camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus) y la Alondra ibis (Alaemon alaudipes).

Camachuelo trompetero

Camachuelo trompetero

 

Llegamos a otra zona para explorar con el telescopio terrestre y nuestra sorpresa llegó entre los arbustos: una Curruca de Tristram (Sylvia deserticola). Especie que suele criar en las Montañas del Atlas incluso a 1.600 metros de altura, y pasa el invierno al sur, hasta el mismo borde del desierto, aunque su preferencia son los matorrales áridos.

Curruca de Tristram (Sylvia deserticola)

Curruca de Tristram (Sylvia deserticola)

Una de las especies más interesante que vimos y, a nivel personal, preciosa es la Alondra ibis. Con un pico muy especializado, recuerda en su forma de alimentación a la Abubilla. Es un aláudido grande que, como curiosidad, construye un nido verdadero con raíces, ramitas e hierbas en el que realiza una puesta al año, incubando ambos miembros de la pareja.

Alondra ibis

Alondra ibis

Tuvimos la suerte de observar a muy poca distancia la parada nupcial de la Alondra ibis, el macho cantando a pleno pulmón hasta que, de repente, salta volando al aire batiendo las alas para luego descender con las alas plegadas hacia el mismo posadero.

Alaemon alaudipes

Alaemon alaudipes

Aquí es donde nos encontramos con los Cuervos desertícolas (Corvus ruficollis), el córvido más abundante del verdadero desierto y, por supuesto el paseriforme más grande del verdadero desierto.

Se diferencia muy bien de los nuestros por su aspecto físico, con la cabeza y cuello de color de negro a marrón, y un poco más pequeño que el Cuervo (Corvus corax).

En esta zona con abundantes cortados y colinas rocosas es donde tuvimos la suerte de disfrutar del Búho del desierto (Bubo ascalaphus), precisamente los cuervos fueron los que delataron su presencia. Al Búho del desierto también se le conoce como búho faraón, como lo conocen en inglés, ya que incluso se ha visto criando en las mismas paredes de las pirámides. Normalmente lo hace en huecos de árboles, en cortados o nidos abandonados de otras aves.

Búho y cuervos

Búho del desierto molestado por cuervos

El Búho del desierto se trata del super depredador del desierto, una rapaz oportunista que caza roedores, lagartos o, incluso, otras aves, pero lo que domina su dieta son los artrópodos que superan el 50% de su alimentación.

Búho del desierto (Bubo ascalaphus)

Búho del desierto (Bubo ascalaphus)

 

Seguimos nuestro camino hacia el sur hasta llegar a Merzouga pasando por Rissani, hasta llegar a sus famosas dunas: Erg Chebbi, el único Erg de Marruecos. Mientras llegábamos al destino íbamos a paso de ornitólogo, como no podía ser de otra manera, así seguíamos viendo Terreras saharianas, Alondras ibis, Alcaudones comunes, Cernícalos primillas, Terreras comunes… Así como las primeras Terreras colinegras (Ammomanes cinctura) y Gangas moteadas (Pterocles senegallus). También nos sobrevoló por sorpresa un Halcón borní (Falco biarmicus) con su vuelo directo y horizontal. El lugar donde llegamos fue el elegido para contratar un guía y que nos llevara a explorar nuevas zonas en busca de aves, lugares a los que no podíamos acceder con nuestro coche. Gracias a nuestro guía ornitológico vimos al Chotacabras egipcio (Caprimulgus aegyptius), a la Curruca sahariana (Sylvia deserti) y al Gorrión sahariano (Passer simplex).

Chotacabras egipcio (Caprimulgus aegyptius)

Chotacabras egipcio (Caprimulgus aegyptius)

Gangas moteadas

Gangas moteadas

El Chotacabras egipcio es un ave que difícilmente lo hubiéramos localizado sin la ayuda del guía, totalmente mimetizado con el entorno, junto a rocas en terreno arbustivo con arbustos dispersos, por eso su plumaje es mucho más claro que el del Chotacabras pardo (Caprimulgus ruficollis), y como nuestro chotacabras se alimenta de insectos que captura al vuelo, principalmente al crepúsculo.

Caprimulgus aegyptius

Chotacabras egipcio

Luego buscamos por ramblas pedregosas con un poco más de suelo donde crecían algo más de vegetación hasta que dimos con la Curruca sahariana (Sylvia deserti), una pequeña ave de comportamiento similar a los miembros de su familia, aunque con un plumaje muy discreto: parte superior del cuerpo de color ocre y la zona inferior blanquecina. Lo que más destaca es su mirada, los ojos con el iris amarillo intenso.

 Curruca sahariana (Sylvia deserti)

Curruca sahariana (Sylvia deserti)

El Gorrión sahariano (Passer simplex) lo localizamos en una pequeña granja, donde están acostumbrados a acudir a la comida de las gallinas y a los bebederos. Es una especie vinculada al Sáhara, la zona de Merzouga es donde encuentra su distribución más norteña, pero por desgracia se encuentra en claro retroceso.

Gorrión sahariano (Passer simplex)

Gorrión sahariano (Passer simplex)

Passer simplex

Gorrión sahariano macho

 

Otro día lo destinamos al Tagdilt Track, una serie de carriles que conectan la carretera principal con el pequeño pueblo llamado Tagdilt. Aquí vimos Cogujadas montesinas (Galerida theklae), Busardo moro (Buteo rufinus), Camachuelos trompeteros (Bucanetes githagineus), Collalbas desérticas (Oenanthe deserti), Terreras saharianas (Ammomanes deserti), Alondras ibis (Alaemon alaudipes), Collalbas culirojas (Oenanthe moesta) en abundancia. Además de nuestros primeros Corredores saharianos (Cursorius cursor), Alondras cornudas saharianas (Eremophila bilopha) y Calandria picogorda (Rhamphocoris clotbey), por desgracia en el lugar más feo e insaluble de todo el viaje.

 Calandria picogorda (Rhamphocoris clotbey)

Calandria picogorda (Rhamphocoris clotbey)

Alondra cornuda sahariana

Alondra cornuda sahariana (Eremophila bilopha)

Corredor sahariano

Corredor sahariano

Bastantes individuos vimos de Corredor sahariano durante todo el día, un ave de la familia de las Canasteras, incluso recuerdan a ellas cuando vuelan. Un ave que ya ha llegado a criar en Andalucía, en Almería y en Granada, hecho que pone de manifiesto un claro proceso de aridez y cambio climático en nuestra región.

Cursorius cursor

Corredor sahariano​ (Cursorius cursor)

 

Tiene unas patas adaptadas a la carrera (De ahí su nombre) muy largas, además se ayuda de ellas para localizar a posibles peligros, de forma que se pone casi de puntillas y el cuerpo erguido para poder observar sobre los pequeños arbustos.

 

Alondra ibis

Alondra ibis cantando

 

 

 

 

 

El curioso Piquituerto común

Posted on by

El curioso Piquituerto común. Loxia curvirostra

Ni su nombre común ni el científico, dejan lugar a dudas de su aspecto: pico con las mandíbulas cruzadas. Es lo primero que llama la atención del Piquituerto, un pájaro robusto aproximadamente del tamaño de un gorrión común, y con uno de los picos más especializados de la avifauna europea, es ese cruzamiento hace que su pico sea un instrumento perfecto que usa como tenazas para abrir las piñas y llegar a los piñones que componen la mayoría de su dieta. Curiosamente los pollos recién nacidos tienen los picos rectos pero a las pocas semanas de edad curvan para cruzarse indistintamente a izquierda o a derecha, según el ejemplar.

Piquituerto macho

Piquituerto macho

Este animal no deja de sorprender, el plumaje es tan caprichoso que es difícil ver dos aves exactamente iguales, aunque siguen unos patrones similares: los machos son rojizos con diferentes tonos (Rojo, amarillo y/o anaranjado), el obispillo de un rojo más intenso y las alas pardas; las hembras son verdosas con tonos amarillentos, siendo fácil distinguir entre machos y hembras, incluso entre jóvenes que son pardos oliváceos con abundante moteado.

Piquituerto anaranjado

Piquituerto anaranjado

Juvenil piquituerto

Juvenil de piquituerto en pleno invierno

Su época reproductora también es una adaptación a su alimentación, no le importa tanto la época del año mientras exista buena producción de piñas. Por esta razón podemos ver parejas reproductoras a finales del verano o crías en invierno. También la muda de las plumas supone un misterio puesto que no siguen un orden establecido, hay algunos piquituertos adultos que mudan entre agosto y octubre, pero otros pueden comenzar a mudar en primavera y parar la muda hasta el otoño. Los jóvenes realizan una muda parcial y bastante variable, desde individuos que cambian la mayoría de las cobertoras y otros que apenas mudan algunas del cuerpo, pudiendo ser ver con la cabeza parcheada con el color de adulto, evidentemente seguirán un patrón de muda diferente según en qué época hayan nacido.

Hembra de piquituerto

Hembra de piquituerto

Es un ave muy gregaria, es común verlos en grupos de entre 10 ó 20 ejemplares, bandos mixtos de juveniles, hembras y machos, incluso en estos momentos las parejas que se encuentran en celo siguen aportando alimento a la pareja o alimentando a los pollos, sin que existan peleas o trifulcas en el bando.

Muy vinculado a los bosques de coníferas, relacionado con su alimentación tan especializada, le ha beneficiado las repoblaciones forestales de pino carrasco (Pinus halepensis) tal como ocurre en la Sierra Sur de Sevilla, más concretamente en la Sierra del Becerrero, donde es el emblema de la Estación Ornitológica del Refugio de la Serpiente, al ser una población muy abundante y única en la provincia de Sevilla, que hacen las delicias de los fotógrafos que disfrutan del Hide disponible en este espacio natural. Como curiosidad hay jornadas de anillamiento científico de aves donde la mitad de las aves muestreadas son Piquituertos.

Machos de piquituerto

Machos de piquituerto durante su anillamiento

 

Enlaces sobre el Piquituerto en la Sierra Sur de Sevilla:

Hide fotográfico en invierno

Posted on by

El Hide fotográfico del Refugio de la Serpiente se llena de aves en invierno, y es que en esta temporada las aves también acuden a los bebederos a bañarse y a beber. Aunque bajen las temperaturas, las aves necesitan cuidar su plumaje y tenerlo limpio y aseado. Además ciertas aves tienen dietas muy exigentes en agua, como la rica en piñones, fruto seco del que se alimenta casi exclusivamente el Piquituerto común (Loxia curvirostra), motivo por lo que es tan frecuente en nuestros bebederos.

Macho de Piquituerto

Macho de Piquituerto

Mirlo en pleno baño

Mirlo en pleno baño

Verderón común en el baño

Verderón común en el baño

Estornino negro

Estornino negro

 

La última sesión fotográfica nos trajo curiosidades como la gran cantidad de Mirlos comunes (Turdus merula) que acudían a bañarse, la ausencia de páridos (Como Carboneros comunes o Herrerillos), tan solo vistas pocas parejas de Carbonero común (Parus major) hacen pensar que ya se encuentran con sus quehaceres de marcar territorio, buscar pareja y visitar lugares apropiados para sus nidos, como curiosidad apareció un ejemplar sin cola. Los fringílidos sedentarios fueron comunes ya que frecuentan el comedero, en esta época muy gregarios, tan solo es escaso el Pardillo común.

Carbonero común sin cola

Carbonero común sin cola

Acentor común

Acentor común

 

Las invernantes comunes fueron el Acentor común, el Petirrojo europeo, el Reyezuelo listado, la Curruca capirotada, el Zorzal común, el Mosquitero común y el Picogordo. Pocos ejemplares en esta temporada de Pinzón real y Lúgano, sin dejarse ver con frecuencia desde el observatorio de aves.

Mosquitero común

Mosquitero común

 

Jilguero lúgano

Jilguero lúgano

La expulsión del Lúgano

La expulsión del Lúgano

Hembra de Curruca capirotada

Hembra de Curruca capirotada

 

Otras aves frecuentes han sido el Estornino negro, Mito, Escribano montesino, Escribano soteño, Curruca cabecinegra, Agateador europeo, Gorrión común así como los páridos y fringílidos comunes en el Hide del Refugio de la Serpiente.

Carbonero común

Carbonero común

Jilguero en el Refugio de la Serpiente

Jilguero en el Refugio de la Serpiente

Lagunas, Sierra y Campiña

Posted on by

Estepa cuenta con la suerte en encontrarse en un lugar clave para visitar diversos espacios naturales. El pasado fin de semana lo comprobamos con una jornada ornitológica en la que visitamos varios ecosistemas muy diferentes: lagunas, sierras y campiña. Muy bien acompañado por unas grandes profesionales de la ornitología y la botánica: Natalia Juárez, Inma Muela e Inés de Bellard.

Flamenco en Fuente de Piedra

Comenzamos visitando el humedal por excelencia cuando se habla de flamencos comunes (Phoenicopterus roseus): la Laguna de Fuente de Piedra, nombre dado por la cercanía al núcleo urbano de Fuente de Piedra (Málaga). Esta laguna cuenta con la mayor colonia de Flamenco común de la Península Ibérica y la segunda colonia en importancia de Europa.

Cigüeñuela común en Fuente de Piedra

Es una laguna muy estacional y con alto contenido en salinidad, algo común en todos los humedales endorreicos del interior de Andalucía (Se encuentra al norte de la provincia de Málaga: Lagunas del norte de Málaga). Su importancia ecológica se demuestra en la cantidad de especies de aves que crían aquí, unas sedentarias y otras migratorias; unas establecen sus nidos entre la vegetación halófita, otras entre los tarajes que forman auténticos bosquetes. En estos momentos con una gran cantidad de invernantes. Vimos en la misma laguna y en los alrededores: Flamenco común, cuchara común, tarro blanco, ánade azulón, cerceta común, pato colorado, porrón pardo, porrón europeo, perdiz roja, zampullín común, garza real, aguilucho lagunero, elanio común, cigüeñuela común, focha común, avoceta común, aguja colinegra, archibebe común, avefría, gaviota reidora, gaviota sombría, grajilla, avión roquero, búho real, jilguero, zorzal común, zorzal alirrojo, bisbita pratense, grulla, etc. Como curiosidad vimos al Flamenco enano (Phoenicopterus minor), una pareja de elanio común y un juvenil, los primeros aviones comunes de la temporada, oímos al Búho real desde el observatorio y cientos de grullas entrando a su dormidero.

Grullas

Atardecer en Fuente de Piedra

El día siguiente lo destinamos a la Sierra de Estepa (Sevilla), participando en el anillamiento de aves en el Refugio de la Serpiente, para luego hacer un pequeño recorrido por la sierra. La sierra del Becerrero y sus estribaciones constituyen un hito visual de primer orden y un mirador natural desde donde se domina una amplia extensión del territorio (Fuente: Catálogo de Paisajes de la provincia de Sevilla). Aquí se agrupan varios ecosistemas y bosques mediterráneos, cualidades que hacen que convivan una gran biodiversidad de aves. La lista de aves observadas y oídas es larga, incluyendo las aves anilladas: acentor común, pinzón vulgar, herrerillo común, carbonero común, carbonero garrapinos, mito, picogordo, verderón común, verdecillo, escribano montesino, cogujada montesina, busardo ratonero, milano real, búho real, cernícalo vulgar, buitre leonado, roquero solitario, agateador, piquituerto, tarabilla, petirrojo europeo, gavilán común, mosquitero común, curruca capirotada, curruca cabecinegra, zorzal charlo, jilguero… En la ruta de la Sierra del Becerrero la observación que destaca es la del Ratonero moro (Buteo rufinus) volando junto a un busardo ratonero, un ejemplar de roquero solitario sobre el tejado del Refugio de la Serpiente y poder observar varios machos de piquituerto (Loxia curvirostra) con diferentes colores en su plumaje.

Petirrojo europeo

Zorzal alirrojo

Estando en Estepa no podía faltar adentrarnos en la ZEPA de esteparias “Campiñas de Sevilla”, un entorno muy rico en aves con numerosas amenazadas. 35.735 hectáreas de protección que recogen una serie de aves con un alto interés natural que hace que sea un paraíso para el ornitólogo.  El paisaje es una extensa campiña donde predomina el cultivo cerealista de secano, zonas de olivar y algunas parcelas de regadío, en su territorio se encuentra una gran cuenca endorreica. La ZEPA existe desde el 1 de septiembre de 2008, fecha en la cual entró en vigor el decreto que declaraba esta ZEPA junto a la del “Alto Guadiato” como espacios protegidos.

Paisajes en la campiña

Gorrión moruno ZEPA

Aquí no faltaron aves tan míticas como la avutarda común, el sisón común, alcaudón real, abubilla, cernícalo primilla, ganga ortega, chorlito dorado, avefría europea, alcaraván común, milano real, cigüeña blanca, cuervo, esmerejón, tarabilla europea, colirrojo tizón, calandria, triguero, cogujada común, perdiz roja, pardillo común, gorrión moruno, grullas, flamencos, andarríos grande, chorlitejo común, correlimos común… A destacar la cantidad de avutardas, avefrías y alcaudones reales que se pueden ver, los cernícalos primillas se encontraban marcados con anillas dentro de un proyecto europeo sobre migración y un ejemplar de Búho campestre (Asio flammeus).

Pareja de cernícalo primilla

Macho cernícalo primilla

Perdices sobre muro

Alcaudón real en la campiña Abubilla

Campiña de Sevilla (Osuna)

 

Ruta por las lagunas del norte Málaga

Posted on by

En enero hemos tenido la oportunidad de hacer un recorrido por todas las lagunas del norte de la provincia de Málaga, aprovechando el viaje hacia Granada desde Estepa que pasa por varios complejos lagunares protegidos. Con las últimas lluvias invernales nos acercamos a observar la avifauna invernante, siendo la Grulla común (Grus grus) la estrella.

Pequeño grupo de Grullas

Pequeño grupo de Grullas

 

Comenzando por la Reserva Natural de las Lagunas de Campillos una serie de lagunillas de origen endorreico: Laguna Dulce, Laguna Salada, de Capacete, de Camuñas y la laguna del Cerero. Además tiene el valor añadido de encontrarse en una zona ZEPA de aves esteparias, una de las más importantes junto con la ZEPA del Alto Guadiato (Córdoba) y ZEPA Campiñas de Sevilla (Sevilla). Enlace a la entrada dedicada a las Lagunas de Campillos.

Lagunas de Campillos

De esta zona nos trasladamos a la Laguna de Fuente de Piedra junto al núcleo urbano de Fuente de Piedra (Málaga) que le da el nombre. Humedal de vital importancia por tener la mayor colonia de Flamenco común (Phoenicopterus roseusde la Península Ibérica y la segunda colonia de Europa. Es una laguna muy estacional y con alto contenido en salinidad, algo común en todos los humedales endorreicos del interior de Andalucía.

se encuentra en una posición estratégica en el centro de la región andaluza. Su importancia ecológica se demuestra en la cantidad de especies de aves que crían aquí, unas sedentarias y otras migratorias; unas establecen sus nidos entre la vegetación halófita, otras entre los tarajes que forman auténticos bosquetes. Enlace a la entrada sobre la Laguna de Fuente de Piedra.

Tuvimos la suerte de disfrutar del baile de los flamencos en su apogeo, todo un espectáculo que no deja indiferente a ningún ornitólogo. Este misterioso comportamiento, que aún no se comprende del todo bien, asegura a los flamencos emparejarse al mismo tiempo y así tener a sus crías de forma simultánea.

El baile de los flamencos

El baile de los flamencos

 

Por último nos adentramos en la Reserva Natural Lagunas de Archidona, es una de las pocas zonas húmedas de Andalucía oriental. El conjunto lagunar está formado por dos lagunas de aguas salinas: la Laguna Grande, que no pierde el agua en verano, y la Laguna Chica. En un entorno muy interesante por el bosque mediterráneo que rodea estas lagunas.

Cuchara común macho

Cuchara común macho

Las especies de aves vistas fueron: Grulla, aguilucho lagunero, cigüeñuela común, colirrojo tizón, bisbita pratense, lavandera blanca, flamenco común, busardo ratonero, herrerillo común, carbonero común, mito, pito real, grajilla, cuervo, gaviota sobría, gaviota reidora, garcilla bueyera, mosquitero común, petirrojo europeo, ánade real, cuchara común, porrón europeo, zampullín común, focha común, gallineta común, silbón europeo, ánade friso, pato colorado, avefría europea, tarabilla europea, jilguero europeo, gorrión común, triguero, andarríos grande, cetia ruiseñor, avión roquero, cernícalo vulgar, pinzón vulgar, estornino negro, lúgano y abubilla.

Focha en Fuente de Piedra

Focha común

Mosquitero común

Mosquitero común

Colirrojo tizón

Colirrojo tizón

Tarabilla europea Saxicola rubicola

Tarabilla europea

 

 

Viaje a Escocia III. Ruta en la montaña

Posted on by

Ruta de largo recorrido en plena montaña escocesa: An Teallach. Forma parte de un macizo montañoso al suroeste de Dundonnell. El pico que le da nombre a estas montañas mide 1.062 metros.

Estas montañas tienen profundos barrancos bastante inclinados y, colonizando las cumbres, unas crestas rocosas afiladas. Para hacer cumbre lo recomendable es para la noche tomando como centro base el refugio de Shenavall.

Cabra prehistórica

Cabra prehistórica

Adentrase en estos paisajes es volver a otra época, muestra de ello es la cabra cimarrona, especie ya salvaje, con un aspecto prehistórico. Además multitud de ciervos, corzos, águilas reales, chovas piquirrojas, bisbitas arbóreas, cernícalos vulgares, tarabillas y, por supuesto, lagópodo escocés, una subespecie endémica de estas tierras. En estos momentos del año se encuentra con un plumaje totalmente críptico para camuflarse entre los brezos y pastizales donde habita.

Drosera rotundifolia

Drosera rotundifolia

 

Es un ecosistema permanentemente encharcado por lo que es un medio muy apropiado para las plantas carnívoras, como la Drosera rotundifolia, bastante abundante durante todo el sendero. Esta planta atrae a los insectos de los que se alimenta mediante su atractivo color rojo y unas gotas de una sustancia pegajosa y dulce (Mucílago). Se ha adaptado a esta alimentación por vivir en terrenos de turberas, pobres en nutrientes y ácidos.

Entradas sobre la Naturaleza en Escocia:

Viaje a Escocia I. Parque Nacional de Caingoms

Viaje a Escocia II. Ruta costera y Orkney Island 

 

Ruta en la Subbética. Explora Natura

Posted on by

Petirrojo SubbéticaDe la mano de Explora Natura hemos realizado una jornada de campo dentro del Programa de Participación y Sensibilización del Parque Natural Sierras Subbéticas (Córdoba), siendo Antonio Pestana y un servidor los guías de esta ruta titulada: “Plantas y hongos: Red de redes”

Comenzamos visitando el Jardín Micológico “La Trufa” (Priego de Córdoba) para luego trasladarnos al Centro de Visitantes de Santa Rita (Cabra) y su sendero botánico, una fantástica jornada donde hemos estado hablando de setas, de huellas y rastros de animales, plantas, etnobotánica, cultura popular… La meteorología tan adversa de este otoño ha hecho que pocas setas puedan aparecer, es más, pocas setas se ven en los mercados. Vimos algunos boletus, pipas y multitud de especie de yesqueros, saprófitos y descomponedores de la madera.

Ruta micológica

Setas Subbética

Fotografiando setas

Usos y utilidades de las plantas

Usos y utilidades de las plantas

Grupo con el ammonite

Grupo con el ammonite

 

También disfrutamos de un bosque muy bien conservado de quejigos con majuelos, cornicabras, lentiscos, escaramujos, retamas, aromáticas y zarzaparrillas. Reducto en esta zona del Parque Natural de las Sierras Subbéticas, también declarado Geoparque por la UNESCO.

Desde aquí nuestro agradecimiento a los participantes de esta actividad tan interesante. 

XX Aniversario del Refugio

Posted on by

El pasado fin de semana del 7/8 de octubre de 2017, coincidiendo con el Día de las Aves, celebramos los veinte años desde que comenzamos las andanzas con el estudio de las aves en un espacio natural en plena Sierra del Becerrero: el Refugio de la serpiente.

Estación de anillamiento científico de aves es gestionada por el Grupo Ornitológico Zamalla desde 1997 donde realiza esta labor principalmente, además de numerosos proyectos relacionados con la conservación de las aves y su hábitat.

Anillamiento científico

Participantes durante el anillamiento científico

 

El Grupo Zamalla nació en 1995 con unos fines muy concretos dentro de la conservación de la naturaleza como es el estudio y observación de aves, así como su conservación y la de sus hábitats. Para estos objetivos se desarrollan una serie de actividades entre las que se encuentran la educación y divulgación ambiental, la realización de estudios, creación de bases de datos, anillamiento científico de aves, el seguimiento y control de aves, conservación de zonas de interés ornitológico entre otras muchas actividades.

Anillamiento científico

Anillamiento en el Refugio de la Serpiente

Veinte años conservando la naturaleza que nos rodea, momento oportuno para inaugurar un proyecto en el que el Grupo ha invertido mucha ilusión y esfuerzo: El Aula de Naturaleza del Refugio. Espacio que dentro de poco se convertirá en un núcleo de proyectos de educación ambiental en la Sierra Sur de Sevilla.

Aula de naturaleza

Aula de la Naturaleza

Esta ocasión fue la mejor para homenajear al socio de Zamalla que más ha invertido en el proyecto del Refugio de la Serpiente: José Mercado, que con su esfuerzo altruista a convertido esta parcela en la Estación Ornitológica que disfrutamos hoy.

Aula de naturaleza Estepa

Conociendo el aula de Naturaleza

Una mención especial se merecen los ayuntamientos de Estepa y Gilena que participaron en los actos con la presencia del Alcalde y la Concejala de Medioambiente de Estepa y el Concejal de Medioambiente de Gilena.

Solo queda agradecer a todos los asistentes por compartir con nosotros un evento tan importante y por una buena jornada de campo que solo fue posible gracias a todos.

Conociendo el Aula de naturaleza

Imágenes cedidas por Natalia Juárez y Alejandro Sanjuan

1 2 3 4 5 6