Observación

La migración en directo en Estepa

Estos días ha tenido lugar uno de los picos altos en la migración de las aves hacia el sur, siendo espectacular el paso de cigüeñas blancas. Las condiciones meteorológicas obligaron a un buen número de ellas a realizar una parada en nuestro pueblo para pasar la tarde y la noche antes de emprender su viaje hacia el Estrecho de Gibraltar.

Estepa y las sierras que la rodean es un marco extraordinario para contemplar el paso migratorio por sus características. Es una serranía de relieves suaves que bordean el valle del Guadalquivir y conducen directamente hacia el Estrecho, una auténtica autovía para las aves.

Cigüeña blanca
Cigüeña blanca

Este gran número de cigüeñas que vimos en Estepa podrían proceder del norte de Europa y su destino es África subsahariana, cubriendo una distancia total de hasta 10.000 kilómetros, esta información se obtiene gracias al anillamiento científico. Los cambios en el clima global están produciendo un cambio en sus comportamientos y es que muchos individuos ya no tienen la necesidad de llegar al continente africano y pasan el invierno al sur de la Península Ibérica.

Bando de cigüeñas
Bando de cigüeñas sobre Estepa

No solo cigüeñas se observan durante el paso migratorio en busca de sus territorios de invernada. También se han visto sobre la ciudad de Estepa y el Becerrero otras aves planeadoras y rapaces facilmente identificables como culebreras europeas, milanos negros, cigüeñas negras, buitres leonados, aguiluchos cenizos, gavilanes, águilas calzadas, abejeros europeos y cernícalos primillas. Otras especies más pequeñas observadas han sido: abejaruco europeo, vencejo común, vencejo pálido, vencejo real, golondrina común, golondrina dáurica, avión común, etc.

Estepa cuenta con un mirador privilegiado para disfrutar de la migración y de un entorno favorable que contribuye a la conservación de varias especies como la colonia de cría de cernícalo primilla o la de vencejo común de la Torre del Homenaje.

Posted on by

Migración de aves en Estepa

Posted on by

Seguimiento de la migración en el entorno Estepa-Sierra del Becerrero. Semana del 8 al 14 de agosto.

Muy interesante la migración postnupcial desde primeros de agosto las nubes de vencejos las componen miles de aves, ya a mitad de esta semana comienzan a verse los primeros vencejos reales, desde entonces cada vez más abundantes entre los comunes. Los bandos de abejarucos vuelan alto pero fácilmente reconocibles por su incansable reclamo. Grupos familiares de aviones comunes, golondrinas comunes y dáuricas se suman al evento de la migración.

Desde principios de agosto comienza a verse las primeras columnas de milanos y cómo se lanzan hacia el sur.Estas son algunas de las especies que hemos contabilizado y el número de ejemplares en una semana:

Milano negro: 1.985

Cigüeña blanca: 1.210

Culebrera europea: 6

Águila calzada: 11

Buitre leonado: 3

Aguilucho cenizo: 2

Vamos viendo cómo este complejo serrano, al borde de la campiña, es de vital importancia para las rutas migratorias de miles de aves. Un fenómeno que recomendamos disfrutar.

Ruta guiada en la Sierra del Moralejo

Posted on by

El pasado 22 de mayo organizamos desde El Pájaro de la Miel (@elpajaro.delamiel) una ruta guiada por la Sierra del Moralejo para celebrar el Día de las Abejas (20 de mayo) como más nos gusta: rodeados de naturaleza.

En esta ocasión realizamos un trayecto de 2 km pasando por varios entornos. Pudimos observar una gran cantidad de especies de abejas recolectando polen y néctar de las abundantes planta melíferas. Al encontrarnos en un Oasis de Mariposas no pudieron faltar estas bellezas con alas. Disfrutamos de sus colores, tamaños y vuelos territoriales. Nuestra vocación ornitóloga salió a la luz y desde que esperábamos a los participantes ya observamos las primeras aves: un bando de halcones abejeros (Pernis apivorus).

Pyronia bathseba
Pyronia bathseba

Durante la ruta nos adentramos en un primaveral matorral bajo con herbáceas para seguir por un olivar de sierra y contemplar un gran roquedo. Pasamos por un pastizal de gramíneas hasta llegar al bosque de repoblación de Los Tajillos. Allí hicimos una parada en el Mirador de los Majanos, donde su creador Eusebio Rico (@eusebioricoramirez) no explicó la motivación de la obra de arte, convertido en un monumento etnográfico y en un lugar excelente para contemplar el paisaje.

Eusebio Rico explicando la obra de los Majanos

A lo largo del recorrido fuimos anotando todas las especies que localizamos, para realizar un censo, poco a poco vamos completando el mapa de la biodiversidad de la Sierra Sur de Sevilla.

En cuanto a las abejas (Anthophila) vimos hasta 11 especies, siendo la más vistosa por su tamaño el abejorro carpintero (Xylocopa sp.). Los lepidópteros sumaron 14 especies como Aricia cramera, Maniola jurtina, Pseudophilotes panoptes, Lycaena phlaeas o Melanargia occitanica. Las aves que se observaron desde el telescopio o pudimos oír fueron 31 especies entre las que se encontraban: tarabilla europea (Saxicola rubicola), águila calzada​ (Hieraaetus pennatus), milano negro (Milvus migrans), abubilla (Upupa epops), piquituerto (Loxia curvirostra) o alcaudón común (Lanius senator). Enlace al listado completo de aves.

La sorpresa del día nos llegó con otro pequeño insecto: la Apteromantis aptera, un endemismo de la Península Ibérica protegido por ley. Es una mantis muy curiosa por ser la única entre todas las especies que no tiene capacidad de volar.

Especie endémica y protegida: Apteromantis aptera

Queremos dar las gracias a todos los asistentes a la ruta por celebrar con nosotros las biodiversidad en la sierra que, como pudimos comprobar, goza de buena salud.

Observando aves en la sierra del moralejo
Observando aves
Pseudophilotes panoptes 1
Pseudophilotes panoptes
Pyronia bathseba
Pyronia bathseba
Lycaena phlaeas
Lycaena phlaeas
Melanargia occitanica
Melanargia occitanica
Xylocopa violacea
Xylocopa violacea
Carduelis carduelis
Carduelis carduelis

Tras la esperada lluvia y el indeseable viento por fin hubo un claro y se pudo desarrollar el anillamiento de marzo en Las Víboras. Gran día teníamos por delante, sin tener muy claro si el madrugón sería de provecho, por no saber si el coche entraría en la finca a causa de la abundante lluvia.

La cantidad de capturas de currucas capirotadas (Sylvia atricapilla) con abundante grasa corporal nos indica que se encuentran en plena migración, moviéndose por este corredor verde hacia el norte. Así observamos zorzales comunes (Turdus philomelos) y mosquiteros ibéricos (Phylloscopus ibericus), aunque su entrada en las redes fue menor.

Curruca capirotada

Los residentes gorriones morunos (Passer hispaniolensis) fueron muy abundantes en las redes, ya en esta época con los machos de colores muy vivos, engalanados para su cercana reproducción. Como hemos comprobado con los anillamientos desarrollados y los censos realizados que esta especie es muy abundante en Las Víboras tanto en su invernada como en su colonia reproductora.

Gorrión moruno

Las recapturas fueron unas viejas conocidas: macho y hembra de curruca cabecinegra (Curruca melanocephala) residentes y reproductores en la linde de este espacio agrario. Igual que ocurre con el carbonero común (Parus major), pareja anillada que ocupa una de las cajas nido para páridos usada dentro del plan de lucha biológica que lleva a cabo también el Grupo Ornitológico Zamalla.

Curruca cabecinegra

Especies anilladas. 26/03/2022

Curruca melanocephala 3 (2rec)

Sylvia atricapilla 14

Passer hispaniolensis 18

Parus major 2

Turdus philomelos 1

El cielo nos sorprendió con el gran paso de aves, la migración está muy interesante, y la finca es un observatorio privilegiado: al borde de la sierra sur de Sevilla mirando al valle del Guadalquivir. Culebrera europea (Circaetus gallicus) 16, aguilucho cenizo (Circus pygargus) 2, vencejo real (Tachymarptis melba), vencejo común (Apus apus), golondrina común (Hirundo rustica), avión común (Delichon urbicum), busardo ratonero (Buteo buteo) 6, milano real (Milvus milvus) 3, águila calzada (Hieraaetus pennatus) 6, aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) 1, gavilán (Accipiter nisus) 2, cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) 2, buitre leonado (Gyps fulvus) 1.

Culebrera europea

Anillamiento febrero Las Víboras

Resultado cajas nido 2021

Posted on by

Dentro de poco comenzamos a arar la tierra. Rastrojos que dejamos para que sirva de alimento a la numerosa fauna que se han aprovechado de ellos. Desde que comenzamos la siembra del trigo en plena Sierra del Moralejo hemos ido observado cada especie de ave a lo largo de la temporada.
 
Era noviembre cuando comenzamos a preparar la tierra, y buen lecho para alojar las semillas, momento en el que nos siguen los bandos de lavanderas blancas y los colirrojos tizones se lanzan tras el tractor, corretean las cogujadas. Desde este lugar privilegiado vemos al atardecer resguardarse a zorzales, gavilanes, palomas torcaces, pinzones y demás fringílidos en el pinar cercano. El triguero no faltará a lo largo del año, aunque sí cambia su número, muy gregario en estos momentos, más solitario en primavera y verano.
 
Comienzan a emerger las nuevas plantas y ya campea el ratonero, en poco tiempo los vemos con sus vuelos de cortejo. El águila perdicera ha descubierto esta pradera rodeada de monte mediterráneo, enclave perfecto para ella. Los mosquiteros comunes y petirrojos buscan alimento entre las plántulas del trigo y se refugian en las lindes. Esos mismos linderos, al igual que las islas de vegetación en el interior del cultivo, sirven de oteadero a los alcaudones reales. Las bisbitas, las cogujadas y las perdices siguen campeando, muy fáciles de observar en el manto verde.
 
Las aves invernantes se van marchando y comienzan a llegar las primeras estivales cuando el trigo ya ondea con el aire. Casi rozando las plantas los aviones roqueros capturan sus presas. El milano real se resiste a marcharse, pese a la molestia de los cuervos.
 
Las tarabillas se disputan su territorio en la linde, llegan rozando el trigal con sus acrobáticos vuelos las golondrinas comunes. Gana altura el trigo y son comunes vencejos y aviones. Por esta fecha alguna rapaz se deja ver aprovechando la visibilidad del campo abierto como el cernícalo vulgar, la culebrera, la calzada y el milano negro. Incluso las rapaces nocturnas nos dejan pistas de su presencia como el búho real y sus egagrópilas, dejadas en los posaderos. El trigo es el lugar perfecto para esconder su nido el buitrón.
 
El trigo amarillea, se seca y se cosecha. Momento de comida fácil sabido por las aves que al arrancar la cosechadora se ponen en marcha para no perder bocado. Así se llegan a ver golondrinas comunes, aviones comunes, golondrinas dáuricas, vencejos comunes, pálidos y reales, cernícalos primillas y vulgares, tarabillas, alcaudones comunes, papamoscas grises van y vienen desde las manchas de monte, e incluso algún azor busca la ocasión de encontrar algún ave con la guardia baja ante tal festín de insectos.
 
Tarea fundamental es preparar los cortafuegos, el barbecho puede esperar. Ahora es cuando vemos de nuevo a las perdices, las tórtolas comunes, estorninos, mirlos, gorriones, alcaudones, currucas y multitud de fringílidos. Siguen viniendo golondrinas comunes, dáuricas, vencejos comunes y reales.
 
En el trigal la vida fluye a lo largo de las estaciones, un agroecosistema vital para multitud de especies.

Posted on by

Censo de vencejos por el Día del Medio Ambiente 2021

Posted on by

Un año más las protagonistas del Día del Medio Ambiente celebrado en Estepa por el Grupo Ornitológico Zamalla fueron las aves de la Torre del Homenaje. Los voluntarios de la asociación censaron los mechinales ocupados por nidos.

Vencejo común en la Torre del Homenaje
Vencejo común en la Torre del Homenaje

Una restauración muy acertada donde se conservaron y adaptaron los mechinales ha hecho posible que sea una auténtica «Torre de la Vida». Multitud de especies crían aquí, destacando este año el vencejo común (Apus apus) con 88 nidos, el gorrión chillón (Petronia petronia) con 24 nidos y la sorpresa al localizar otro mechinal ocupado por cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), siendo ya dos parejas las que crían aquí.

Gorrión chillón en la Torre del Homenaje
Gorrión chillón en la Torre del Homenaje

Enlaces a la crónica de los últimos censos:

Día del Medio Ambiente 2018: http://www.destinonatural.org/celebracion-del-dia-mundial-del-medio-ambiente/

Día del Medio Ambiente 2019: http://noticiarioornitologico.blogspot.com/2019/06/celebracion-del-dia-del-medio-ambiente_14.html

Día del Medio Ambiente 2020: http://noticiarioornitologico.blogspot.com/2020/06/censo-en-la-torre-de-la-vida-2020.html

Artículo publicado en Quercus sobre el proyecto: https://www.revistaquercus.es/noticia/7355/avances/objetivo:-salvar-la-colonia-de-vencejos-del-castillo-de-estepa.html

Torre del Homenaje
La torre de la vida

 

Censo vencejos

Censo otoñal y revisión de las cajas nido

Posted on by

Seguimos con los censos en el olivar de la finca Las Víboras (Osuna) a pesar de lo complicado de este 2020. La finca experimental es un agroecosistema en el que el Grupo Zamalla desarrolla varios proyectos de estudio de aves con el fin de conocer mejor la biodiversidad en los terrenos agrarios como el anillamiento científico o los censos.

Estación de anillamiento de Las Víboras
Estación de anillamiento de Las Víboras (Osuna)

 

En el censo correspondiente a otoño vemos la mayoría de las aves invernantes instaladas en el olivar: petirrojos, currucas capirotadas, lavanderas blancas, mosquiteros comunes, colirrojos tizones o milanos reales. También se aprecia un aumento en el número de individuos de otras especies que, aunque se ven durante primavera/verano, sus poblaciones se refuerzan en esta época del año con aves norteñas, como ocurre con el alcaudón real, el gorrión moruno o la tarabilla europea.

Los censos siempre nos dejan alguna sorpresa: durante esta jornada pudimos observar un roquero solitario (primera observación de la especie en este lugar) tras lo cual nos sorprendió un cuervo con una presa en el pico (Se aprecia una rata) que era perseguido por dos milanos reales de forma insistente, cuando al cabo de un rato se unieron al robo otros dos milanos más. Mientras, en el suelo, hasta 26 cuervos observando la escena.

Milanos reales persiguiendo al cuervo
Milanos reales persiguiendo al cuervo

 

La revisión de las cajas nido también han dado valiosos datos con los que hemos preparado el siguiente resumen:

Revisión cajas nido las Víboras (Osuna)
Revisión cajas nido las Víboras (Osuna)

Falsos mitos del campo

Posted on by

Las supersticiones y las leyendas entorno a la fauna siempre ha acompañado al ser humano, al fin y al cabo el vínculo entre el hombre y la naturaleza era muy estrecho. Hasta nuestros días que hemos desconectado con los saberes populares y de la realidad, las ciudades así como el ritmo de vida que llevamos son importantes causas de este deterioro de la cultura popular. Curiosamente, las gentes del campo que deberían estar más en sintonía. Pero quién trabaja en el medio agrario se da cuenta que existe una desconexión con la realidad de los procesos naturales y la biología.

Existen falsos mitos sobre cierta fauna que habita en nuestros olivares que he ido recogiendo y caricaturizando todos estos años y que no tienen ningún sentido, salvo el de difamar y desprestigiar unos seres muy necesarios para el agroecosistema. He aquí algunos de estas mentiras que se escucha por el medio agrario sobre los cernícalos, mantis religiosas, estorninos o los meloncillos

Cuentan que los cernícalos caza conejos. Imposible: un conejo pesa de 1 a 2,5 kg y el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) entorno a 180 gramos, es pura lógica que esto es imposible. La dieta del cernícalo varía según su estado reproductor pudiendo aportar durante la alimentación de las crías en un estado más avanzado de madurez pequeños mamíferos, pero siempre ratones, lirones y pequeños roedores. Ocasionalmente se han visto restos de crías de conejos y de comadrejas en sus nidos.

Otra especie que se satiniza es el Mochuelo europeo (Athene noctua), a esta pequeña rapaz común en nuestros olivares se le acusa, además de comer conejos, de cazar pollos de gallinas y perdices. En un estudio realizado en Europa se analizaron 2.460 egagrópilas y no se encontraron piezas de caza y pollos domésticos.

El Estornino negro (Sturnus unicolor) y el Estornino pinto (Sturnus vulgaris) tienen la mala suerte de cambiar su dieta de insectívoros a frugívoros cuando se vuelven gregarios en invierno y acuden al sur como principal área de invernada, coincidiendo con la cosecha de aceitunas. Esto ocasiona el enfado de olivareros pero sin motivos. Y es que se comenta que un sólo estornino es capaz de llegar a un olivo, hartarse de comer aceitunas, agarrar para llevarse una en cada pata así como en el pico.

Es cierto que se alimentan de aceitunas, y la prueba está bajo los árboles donde pasan la noche, pero es imposible que arranquen aceitunas directamente del árbol. Picotean y comen las del suelo, y más absurdo es que se las lleve consigo para consumirlas más tarde.

Las mantis (o teresas) pican y te entran unas fiebres muy graves. Primero y más importante: no tienen pico para poder «picar» ni un solo aguijón. Todas las especies de mantis religiosas tienen unas mandíbulas masticadoras y una herramienta básica para cazar a sus presas como son sus patas delanteras modificadas para ser un arma perfecta. La naturaleza la ha dotado, tras miles de años de evolución, de estas estructuras perfectas de caza y no de veneno, eso es otra historia.

Una de las mejores historias que se oyen por el campo andaluz, curiosamente por toda la geografía, es la de los meloncillos (Herpestes ichneumon), la «mangosta europea». Lleva en Iberia desde tiempos inmemoriales como se demuestra con el fósil de la fauna, y ha tenido un momento de esplendor con el aumento en ciertas zonas de su alimento principal: el conejo. Esto es debido a las mala gestión de los cotos cinegéticos. Pues bien, estas esplicaciones no tienen sentido con la «verdad» universal que dice que los ecologistas (o los de medioambiente según quién cuenta la historia) los tiraron desde helicópteros en vuelo con paracaídas. Genial.

 

Otra historia que no tiene ningún criterio es sobre las serpientes: Medio Ambiente lanza, desde helocópteros, un saco lleno de «bichas» en arroyos, que al impacto con el agua se abre y permite liberar las serpientes sin sufrir daños. Lo mejor de todo es como hay muchos que aseguran haberlo visto con sus propios ojos, pero lo que más me sorprende es el presupuesto millonario de la Consejería de Medio Ambiente para helicópteros y en soltar al medio animales que no tienen problemas de conservación.

Dispersión juvenil del Águila de Bonelli

Posted on by

Dispersión juvenil de Aquila fasciata en la Sierra del Becerrero

Carlos Rossi Cabrera, Fco Javier Pérez Mata

Grupo Ornitológico Zamalla

refugiodelaserpiente@gmail.com

El Águila de Bonelli

Las zonas montañosas mediterráneas, y en particular las Sierras Béticas, acogen en sus cielos una rapaz única de indudable belleza: el Águila de Bonelli (Aquila fasciata). Aunque se encuentra amenazada por diferentes motivos, los principales son las muertes no naturales derivadas por choques con tendidos eléctricos, bien por electrocución o por colisión. Otro motivo es la muerte directa por tiros, trampas o veneno, muy grave en ciertas regiones. A estos índices de mortalidad se le une la transformación del hábitat (infraestructuras, disminución de presas, molestias humanas en zonas de cría…). Estos problemas han sido importantes principalmente a finales del siglo pasado, diezmando gran parte de la población.

Águila perdicera adulta

Imagen 1: Adulto de Aquila fasciata


Todo esto hace que esté en la Lista Roja de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como “En peligro de extinción” y en el Libro Rojo de los Vertebrados amenazados de Andalucía como “Vulnerable”, lo que ampara a esta especie y la protege. Además se desarrollan varios proyectos de conservación como los programados por la Junta de Andalucía a través del Seguimiento de Fauna Silvestre. Otro proyecto de gran importancia es AQUILA a-Life coordinado por GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona), legado del antecesor Life BONELLI, que tiene el objetivo de recuperar a la especie en el Mediterráneo occidental. Es un proyecto Life Europeo en el que la Junta de Andalucía es uno de los socios participantes.

Hábitat

Se definen dos hábitats en función de la madurez de los ejemplares, al igual que ocurre con otras grandes rapaces.

El hábitat reproductor de individuos adultos: áreas de media y baja montaña con mosaico vegetación y monte bajo. Y el hábitat de dispersión juvenil: áreas de poca pendiente, mosaico agrario, manchas dispersas de matorral mediterráneo y abundancia de presas.

Mapa perdicera en Andalucía

Imagen 2: Mapa de distribución de la Especie en el centro de Andalucía

Estas regiones de dispersión juvenil son las zonas hasta donde llegan los jóvenes cuando se independizan de sus padres y donde permanecen hasta que encuentran un territorio para establecerse. Esto ocurre a los 3 ó 4 años de edad, cuando alcanzan el plumaje adulto y la madurez sexual.

La Sierra del Becerrero

La provincia de Sevilla es la región donde la densidad de parejas reproductoras es más baja, con un total de 17 parejas según el censo de 2018, y la Sierra Sur es uno de los territorios históricos de las parejas provinciales, siendo una importante región para la reproducción de la especie.

Sierra del Becerrero

Imagen 3: Sierra del Becerrero. Hábitat natural de la especie


La Sierra del Becerrero, localizada en las primeras estribaciones de la Cordillera bética en su sector subbético, cuenta con otro valor añadido como se demuestra gracias al proyecto AQUILA a-Life: es una importante área de dispersión juvenil. El Grupo Ornitológico Zamalla cuenta con numerosas observaciones de águilas de Bonelli en las Sierras de Estepa, Gilena, Pedrera y Lora de Estepa, tanto adultas como juveniles. Pero ha sido en septiembre de 2019 cuando se ha realizado la lectura de una anilla de PVC de un ejemplar joven, dando una serie de datos muy importantes.

Perdicera anillada

Imagen 4: Individuo joven anillado

Se trata de una hembra joven anillada en mayo en la provincia de Granada que bautizaron con el nombre de Iznalloz. Además lleva consigo un transmisor GPS, al igual que otros muchos ejemplares, que va pasando constantemente información de los movimientos de la rapaz demostrando así como se mantiene por la zona durante bastante tiempo.

Con esto se pretende demostrar el papel fundamental que juega la Sierra del Becerrero y, por extensión, la Sierra Sur de Sevilla en la conservación de esta especie amenazada y reivindicar su papel como especie paraguas para la protección de muchas otras.

El seguimiento con GPS dará información sobre los puntos negros de muertes o accidentes para poder tomar las medidas oportunas. Ya se ha demostrado que las infraestructuras y las líneas eléctricas causan la mayoría de las muertes, por lo que es necesaria la máxima protección de esta serranía.

El proyecto AQUILA a-Life cofinanciado por la Unión Europea y liderado por GREFA, con la participación la Consejería de Agricultura, Ganaderia, Pesca y Desarrollo Sostenible, está desarrollando unas actuaciones y líneas de trabajo críticas para la viabilidad de la especie, principalmente en Andalucía.

Como se cita en la Guía de las Aves de la Provincia de Sevilla (PRODETUR 2018, Diputación de Sevilla): La Sierra del Becerrero “Es el terreno forestal y montañoso localizado al norte del municipio de Estepa, innumerables valores residen en ese lugar. Varios ecosistemas pueden identificarse con sus peculiaridades en cuanto a flora y fauna, con el privilegio de tener especies únicas y amenazadas. Como aves representativas podemos hablar del piquituerto común, el águila perdicera, el agateador común, el búho real, el cernícalo primilla (con la colonia más importante de la zona oriental de la provincia), el alcaraván común, la perdiz roja, etc.”

Bibliografía:

http://aquila-a-life.org LIFE 16 NAT/ES/000235

Del Moral, J. C. (Ed.) 2006. El águila perdicera en España. Población en 2005 y método de censo. SEO/BirdLife

Balbontín Arenas, J. (2004). El águila perdicera en Andalucía ecología y dispersión juvenil.. (Tesis Doctoral Inédita). Universidad de Sevilla, Sevilla.

Balbontín, J, Penteriani, V., Ferrer, M. (2000). El águila perdicera en Andalucía: situación actual y tendencias en las áreas de reproducción y de dispersión juvenil. Sevilla: CSIC/Junta de Andalucía

Ontiveros, D. (2016). Águila perdicera – Aquila fasciata. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

Junta de Andalucía, Consejería de Agricultura, ganaderia, pesca y desarrollo sostenible, 2018. Programa de Seguimiento de Fauna Silvestre.

Junta de Andalucía, Consejería de Agricultura, ganaderia, pesca y desarrollo sostenible, 2012. Seguimiento de la población reproductora de águila perdicera 2012.

VVAA Sevilla. Centro de Estudios Paisaje y Territorio, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, 2015. Catálogo de paisajes de la provincia de Sevilla. Campiñas y Sierra de Estepa.

Autoría de imágenes:

Imagen 1. Carlos Rossi Cabrera

Imagen 2. eBird Basic Dataset. Version: EBD_relSep-2019. Cornell Lab of Ornithology, Ithaca, New York. Sep 2019.

Imagen 3. Banco de imágenes del Grupo Ornitológico Zamalla. Sierra del Becerrero Otoño 2018.

Imagen 4. Francisco Javier Pérez Mata

Zamalla celebra el Día de las Aves 2019

Posted on by

El pasado domingo 13 de octubre de 2019 pasamos una estupenda jornada rodeados de amantes de la naturaleza. Este año el mensaje era muy claro: Queremos garantizar que en nuestros paseos en la naturaleza se sigan escuchando bien fuerte los cantos de las aves. A esta actividad se sumaron hasta 150 participantes.

Ruta Sierra del Becerrero
Comenzamos la subida

Para ello nos acercamos al entorno natural más representativo de la comarca de Estepa: La Sierra del Becerrero, donde se encuentra la estación de anillamiento del Refugio de la Serpiente. El día comenzó muy fresco y agradable para empezar la subida por la carretera del Becerrero, donde fuimos realizando las paradas oportunas para interpretar el paisaje de la mano de los miembros de Zamalla.

Etnobotánica Sierra del Becerrero
Hablando de etnobotánica

Hablamos del ecosistema único por el que andamos, el monte mediterráneo. Aquí además nos encontramos otros hábitats como los roquedos, pinar, pastizal o tomillar. Y como pudimos comprobar, cada uno de estos ambientes tiene asociado una flora y una fauna especializada, hasta el punto de albergar numerosas especies endémicas y amenazadas. Ejemplo de ello son los pastizales, tomillares y majanos de la cota máxima de la sierra donde viven la Collalba gris (Oenanthe oenanthe), la Cogujada montesina (Galerida theklae), la Curruca rabilarga (Sylvia undata) o el Mochuelo europeo (Athene noctua).

Collalba gris Becerrero
Collalba gris

Las zonas de matorral con arbolado disperso son hábitat del Alcaudón real (Lanius meridionalis), el Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), la Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), la Tarabilla europea (Saxicola rubicola) e incluso llegamos a ver a un ejemplar de Buitre leonado (Gyps fulvus) posado en la lejanía del Tajo Montero.

En el pinar vimos las cajas nido que el grupo ornitológico coloca desde 2004 por el proyecto de aumento de biodiversidad, allí oímos y el más observador pudo ver al Pito real ibérico (Picus sharpei), al Agateador (Certhia brachydactyla), al Carbonero común (Parus major), al Carbonero garrapinos (Periparus ater), al Reyezuelo listado (Regulus ignicapilla), al Mito (Aegithalos caudatus) y al famoso Piquituerto común (Loxia curvirostra).

Reyezuelos listados Estepa
Reyezuelos listados

Cada miembro del Grupo Zamalla aportó su granito de arena para hacer de ésta una jornada completa, y gracias a Manuel Izquierdo nos quedó claro la importancia de la apicultura para la conservación del monte mediterráneo tal como lo conocemos, y así valorar esta actividad sostenible para el medio ambiente.

Sierra del Becerrero
Grupo entorno al Becerrero

Este Otoño ha sido más seco y caluroso de lo normal, por ese motivo han faltado muchas de las especies botánicas otoñales y otras tantas han pasado ya su floración. Aún así disfrutamos de historias y curiosidades de la Mandrágora (Mandragora autumnalis), la cebolla albarrana (Drimia maritima), el Azafrán silvestre (Crocus serotinus), el Palmito (Chamaerops humilis), el Torvisto (Daphne gnidium) y cientos de plantas más.

Azafrán silvestre Becerrero
Azafrán silvestre

Para terminar llegamos a la Estación Ornitológica para disfrutar de una jornada típica de anillamiento científico de aves. Donde los mayores aprendieron y se asombraron mientras que los más pequeños disfrutaron de la liberación de las aves. Enseñamos las diferentes morfología de los picos en función de su alimentación, la manera de identificar machos y hembras, etc.

Anillamiento en la Sierra del Becerrero
Eusebio Gómez se gana la atención del Grupo con curiosidades ornitológicas

Las dos partes en la que se dividía el Día de las Aves 2019 (La ruta botánica y ornitológica por el Becerrero y el anillamiento de aves) solo fue posible por las ganas y el interés de todas las personas que asistieron al evento, demostrando el amor que la población tiene a esta serranía.

 

Paseo por el pinar

Imágenes tomadas por Eusebio Rico

Anillamientos totales
Anillamientos totales en el Día de las Aves

1 2 3 8